¿Hora de hacer las maletas?

Publicado: 01/07/2013 en Sobre Mi
Etiquetas:, , ,

¿Estás buscando trabajo? ¿ Pasas horas, días, meses incluso empiezan convertirse en años esperando que suene el teléfono? ¿Buscas encontrar algo que te haga sentirte realizado? ¿El desánimo se apodera de ti? ¿Sabes que somos el país con mayor paro juvenil? ¿Qué será de España en 20 años? ¿Quedará alguien? ¿Hay vida más allá de las fronteras? ¿Y al otro lado del charco? ¿Seré yo? ¿Será mi CV? ¿Serán ellos? y sobre todo, ¿dónde está mi lugar?

Hoy haré una relativa pausa en el 2.0 para centrarme en algo más actual si cabe que las redes sociales, la fuga de cerebros. Lo que ocurre en nuestro país creo que no lo hubiera augurado ni la mejor de las pitonisas. Elevadas tasas de paro, 57,2% de jóvenes menores de 25 años que están en casa delante del ordenador o de la tele viendo como se les pasa la vida y sin que haya solución cercana, desesperación, recortes, menos becas, subida de tasas…

Ahora ya no importa si tienes carrera o si no, todos vamos en el mismo barco. Es más, actualmente haber finalizado la carrera y no tener mucha experiencia es un hándicap, puesto que el interés que muestran las empresas se centra en aquellas personas que aun no han finalizado sus estudios y pueden firmar un convenio de prácticas para pagarles poco y convertirlos en el superbecario más preparado de todos. Becario-eficiente---Humor-gráfico

En estos últimos tiempos he oído, me han contado y he hecho de todo por encontrar alguna oportunidad en aquello que te gusta o aquello en lo que crees que vales. Desde personas que tienen que eliminar sus estudios del CV para poder trabajar como se dice ‘de lo que sea’ porque no tienen un duro, hasta amigos licenciados y con máster que para acceder a una posición de becario han tenido que pagarse un curso de 700 euros para poder firmar convenio con la universidad y así ser becario de una empresa y cobrar 400 euros al mes durante seis meses y luego… ya se verá.

De este modo y ante tal comedia, los niveles de frustración van en aumento día a día en pequeñas dosis. Siempre con actitud positiva y la mejor de las sonrisas, ¡sí! pero todo se acaba gastando.

Llegados a este punto uno se plantea, ¿es hora de volar y buscar alternativas en otros lugares fuera del país del ladrillo y la farándula? ¿Ha llegado el momento de dar ese paso que muchos ya han dado y venir solo de vacaciones? ¿Merecerá la pena dejar todo atrás, toda tu vida, por tu meta, tu aspiración, tus objetivos? ¿Cuánto cabe en tu maleta?

 maleta_560x280

A continuación te contaré por qué sí o por qué no ha llegado ese momento. En todo lo que te vaya a contar influyen muchos factores como la edad, la situación personal y la economía de cada persona. Sólo voy a tratar de dar pequeñas pinceladas a una posible futura vía de escape.

SÍ, ME CAMBIO DE PAÍS:

  • Casi todo el pescado está vendido: Como te he comentado antes, encontrar un trabajo relacionado con lo que sabes hacer es casi imposible si no dispones de una amplia experiencia. Las oportunidades están reduciéndose cada vez más. En nuestro campo, el marketing, empieza a quedar de lado en pequeñas y algunas medianas empresas que no tienen dinero para dedicar a estas acciones. Allí fuera hay alguna oportunidad, depende de tu sector, tus estudios y tus objetivos has de tirar para un lado u otro. Este es el mapa actual de empleo donde en función de lo que sabes hacer debes elegir:

mapadelempleo

  • Existe vida más allá de tu horizonte: Hay que recordar los países emergentes como Sudamérica. Cada vez existe más industria, más servicios, mayor actividad empresarial. Esas empresas necesitan talentos, jóvenes emprendedores, nuevas ideas, creatividad. El acceso a estos puestos no es tan complicado como puede ser plantearte llegar hasta allí. Con cierta formación en pocos meses es posible encontrar trabajo.
  • Todo es experiencia en la vida: Quizás no te vayas fuera de tu país a buscar el trabajo que has soñado. Quizás sólo vayas al país de al lado a aprender un idioma mientras trabajas de lo que sea como muchos están haciendo ya. Entiendo que este punto puede contener cierto grado de frustración ya que pensar que tienes que irte a aprender un idioma sólo por la imposibilidad de encontrar un trabajo de lo tuyo, no es del todo gratificante. Pero quién sabe si eso te abrirá luego una ventana al volver a casa con un dominio del idioma del que antes carecías.

No es fácil lo que te cuento, cada situación es particular, cada persona tiene más o menos raíces echadas pero lo que si es que está claro es que todo el mundo a la hora de partir deja algo, en el formato que se tenga. Más difícil que la maleta física es hacer las cajas emocionales esas en la que metes todo lo que no cabe en las medidas de Ryanair y que resultan invisibles al ojo humano.

Sin título

NO, ME QUEDO CON EL JAMÓN, LOS TOROS Y EL OLÉ:

  • Los futuros gladiadores: Está claro que tal situación algún día cambiará y alguien tendrá que quedar para volver a construir. ¿Cuando o cuánto tiene que pasar? Eso no lo sabe nadie. Una decisión puede ser aguantar e ir tirando con lo que vaya saliendo hasta que suene la llamada de la vida y encuentres ese trabajo que tanto ansías. Claro que ante esta situación el factor tiempo, edad y experiencia juegan en tu contra.
  • Estamos en auge: Tengo y tu si te dedicas o te gusta el 2.0,  la grandísima ventaja que es un sector que está formándose, en continuo y rápido crecimiento. Las empresas saben que estar presente en la red es muy importante hoy por lo que las ofertas de community o social media manager siguen en aumento día tras día.
  • Factores que nos hacen sersuperhappies: El clima, la comida, los precios... ¡Qué te voy a contar que no sepas! Son factores en los que se desconoce su valor hasta que estás fuera y notas cuántos los echas de menos. Son factores que intervienen en nuestra vida, en nuestro carácter y en la forma de ser y relacionarse. A la hora de vivir de forma cómoda son muy importantes, pero a mi juicio, ¿ de que te sirve el calor, el jamón y gastar poco si no puedes ser feliz haciendo lo que te gusta?

Mi opinión respecto al tema está un poco dividida. Por un lado, cansado de esperar que llegue ese momento en el que poner tu firma en un papel, me planteo que aunque quiera creerlo, el país me demuestra que este no es mi lugar profesional, pero por otro sé que puedo, que valgo y que hay luchar por conseguir lo que uno quiere donde quiere. De todas maneras, pienso que si esto sigue así deberás y deberé replantearte la situación de cargar tus 30kg de equipaje y hacer mundo.

No obstante, me gustaría conocer tu opinión si has llegado hasta aquí leyendo, ¿crees que es hora de hacer las maletas?

Anuncios
comentarios
  1. Me temo que el tema está tan duro que con más horas de cocción no vamos a reblandecer ese cuero…

    Cuero de toro correoso y plagado de malos rollos y de lo que unico que nos interesa es si pasaremos la nueva final de futbol, pero que a todo el mundo le gusta llorar por rincones y esperar que unos cuantos chorizos con bellas corbatas de seda se ocupen de nosotros. Ayuda que dado lo visto nunca va a llegar.

    No soy partidario de la fuga de cerebros ni de los músculos que hacen falta para poder levantar y reestructurar un país de farandula y pandereta (y telecinco) pero temo que no solo está pasando, si no que seguirá. Y la pena es que con el tiempo españa volverá a estar en la zona del tercer mundo a nivel cultural, por que a nivel de pobreza llegará dentro de poco…

    Gran entrada, con muy buenas reflexiones. Muchas gracias Luis

  2. luisropei dice:

    Enhorabuena Miguel por el comentario! Me ha encantado, no has podido estar más acertado y ni elegir mejor el enfoque.

    Queda muy poco tiempo, mucho menos del que creemos, para que la diferenciación de clases sea bestial y empecemos a ver por la calle o en nuestros círculos eso que hace años veíamos por la tele y mirábamos con pena y asombre sin valorar lo que teníamos, de aquello tan lejano, el tercer mundo.

    Ahora no tenemos nada, por no tener, ni futuro nos queda. Siempre queda el mero consuelo de decirte que hay gente peor y que al menos lo tuyo no es tan catastrófico pero a la larga ese sutil consuelo no realiza su función y se suma a la propia frustración.

    Por lo pronto, yo seguiré intentándolo, buscando alternativas para conseguir mis metas y mis objetivos, viendo si suena la flauta en alguna de las orquestas que dicen llamarse empresas, con la esperanza de que uno de mis tantos CVs esparcidos por el país, sirvan para algo y no sólo para que sus hijos dibujen por detrás.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s